Por Alejo Lasa

El jueves 21 de marzo el MPN hizo un “homenaje” en la Legislatura a Pedro Salvatori, ex gobernador y dirigente histórico del partido provincial, a quien declararon “personaje ilustre de la política neuquina”. En una muestra contundente de lo que podríamos denominar “la democracia del MPN”, hicieron un verdadero acto partidario, lleno de funcionarios, punteros, militantes y algún que otro milico (gendarmes del Proyecto X incluídos), que se extendió por más de 3 horas, postergando el inicio de las sesiones legislativas para poder realizar este acto. Como si esto fuera poco, a propuesta del diputado oficialista Luis Sapag, y cuando recién se estaban incorporando los diputados de la oposición que se habían negado a ser parte de este circo, el MPN y aliados volvieron a votar que se termine la hora de “otros asuntos” (espacio destinado a planteos político de los diputados), alegando increíblemente “falta de tiempo”. Ya los “demócratas” del MPN habían impedido a la oposición hablar en la primer sesión del año hace 15 días, por lo que todos los diputados opositores (incluyendo la banca del FIT) se retiraron de aquella sesión.

Salvatori Sobisch

Pero esta vez, lo lamentable fue el rol de muchos diputados de la “oposición” (sí, no se puede más que en este caso ponerlo entre comillas), que no sólo se quedaron durante este verdadero acto partidario sino que algunos hasta le brindaron su propio “homenaje”.

Algunos, haciendo referencia a su pasado “combativo”, contaron anécdotas de sus experiencias personales con Salvatori y, “a la distancia”, reconocieron y reivindicaron a este “personaje ilustre” del partido que gobierna esta provincia desde hace más de 50 años, incluyendo los gobiernos militares, responsable no sólo de la pobreza de la provincia y las privatizaciones del petróleo sino de varios luchadores asesinados, como Teresa Rodríguez y Carlos Fuentealba.

Por el contrario, desde la banca obrera del Frente de Izquierda, el compañero Raúl Godoy se retiró de la Cámara apenas comenzó este reaccionario “homenaje”, para volver luego al comienzo de la sesión y manifestar abiertamente el rechazo a este acto de prepotencia del MPN. Pero alcanzaron los dedos de una sola mano para contar las bancas vacías. Una Legislatura totalmente servil.

pedro-salvatori-2-198x198

Si alguno puede pensar que este tipo de posiciones no tienen concecuencias políticas prácticas por tratarse de casi un “retirado” de la política, el propio MPN se encargó de darles una rápida lección a quienes se prestaron a este homenaje. Al día siguiente, el bufón (porque decirle periodista sería un insulto a quienes ejercen esa profesión) Carlos Eguía llevó a su programa radial a Salvatori y al mismo Jorge Sobisch, para hacer una mesa con estos dos “personajes ilustres”, a propósito del homenaje del día anterior. Un verdadero “cónclave” reaccionario contra la huelga de ATEN y el derecho de huelga de todos los trabajadores. Un insulto a las libertades democráticas y a la memoria del compañero Carlos Fuentealba.

Anuncios