(Neuquén, 22/03/2013) En la sesión del día de ayer, la mayoría de los diputados aprobaron el despacho de la Comisión de Derechos Humanos, Peticiones y Reglamento que manifiesta su “beneplácito” por la designación de Jorge Bergoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica. Tanto en la Comisión como en la Cámara, el diputado del Frente de Izquierda y dirigente del PTS, Raúl Godoy, fundamentó su voto en contra, defendiendo la pelea histórica por la separación de la Iglesia del Estado.

Raúl Godoy, del PTS y diputado del Frente de Izquierda señaló que “una pelea histórica no sólo de los socialistas sino también de los movimientos que pelean por derechos fundamentales como el de identidad de género, el matrimonio igualitario, la libertad sexual o el derechos al aborto legal, seguro y gratuito, es la separación de la Iglesia del Estado, para terminar con toda ingerencia de esta institución conservadora y retrógrada en la vida de millones, y que transforma en cuestiones de Estado sus concepciones totalmente oscurantistas, incluso para quienes ni siquiera profesan la religión católica. No podemos celebrar la desiganción de un Papa que en realidad vienen a intentar restaurar la autoridad de una institución política totalmente reaccionaria como es la Iglesia Católica, desprestigiada enormemente por años de corrupción, denuncias de pedofilia, estafas financieras y que colaboró con dictaduras militares en los cinco continentes, como la última dictadura en nuestro país.”

Godoy denunció que “la designación del Papa Bergoglio quiere ser aprovechada tanto por el kirchnerismo, como por el MPN y los distintos partidos de oposición, para fortalecerse electoralmente, pero también para fortalecer en nuestro país a la misma Iglesia que viene muy cuestionada por su rol durante la dictadura y que siempre jugó un papel central para contener y desactivar cualquier lucha que cuestione este sistema de explotación, en momentos de crisis del capitalismo a nivel mundial. Y este fortalecimiento va a ser aprovechado también por los sectores más conservadores para tratar de avanzar contra conquistas como el derecho al matrimonio igulitario, al que Bergoglio calificó como ‘la envidia del Demonio’, y para seguir negando el derecho al aborto en nuestro país”

Finalmente Godoy señaló que “los socialistas defendemos la plena libertad de culto y respetamos a quienes practican cualquier religión, más allá de nuestra opinión sobre la misma. Pero rechazamos la injerencia de instituciones religiosas como la Iglesia Católica en la vida de millones de personas, en especial las mujeres, y que reciban millones en subsidios por parte del Estado, como el financiamiento a las escuelas religiosas en todo el país con plata que debería ser destinada a las escuelas públicas.”

 

Raúl Godoy, PTS, diputado Frente de Izquierda y de los Trabajadores

(0299) 154 052 657

Prensa:

Alejo Chialvo: (0299) 154 187 897

Anuncios