Homenaje del diputado obrero Alejandro López en la Sesión del 19 de septiembre de 2012 de la Legislatura, a Jorge Julio López

Nosotros, desde la banca del Frente de Izquierda, queremos hacerle un homenaje a un compañero de la lucha, a un compañero albañil.

Jorge Julio López nació en General Villegas, provincia de Buenos Aires, en 1929. Fue secuestrado el 21 de octubre de 1976 por la dictadura militar genocida y estuvo detenido hasta el 25 de junio de 1979. En el año 2006 fue testigo clave en el juicio contra el asesino Miguel Etchecolatz en la ciudad de La Plata; Miguel Etchecolatz fue el primer acusado por genocidio. Julio López era querellante en la causa y, sin duda, un testigo clave, ya que con sus declaraciones involucraba a, por lo menos, sesenta y dos militares y policías. Debido a su testimonio, Miguel Etchecolatz se halla detenido en una cárcel común condenado a cadena perpetua por crímenes cometidos en el marco de un genocidio.

El 18 de septiembre de aquel año Julio López iba a concurrir -como durante todo el juicio a los tribunales; era el día de los alegatos, pero Julio nunca llegó. Ese día era desaparecido por segunda vez, pero esta vez en pleno gobierno constitucional.

Los organismos de derechos humanos y las organizaciones sindicales, estudiantiles y la izquierda, inmediatamente, denunciamos el rol de la Policía de la provincia de Buenos Aires en su desaparición y su ligazón con el juicio Etchecolatz. Producto de esta denuncia, el gobierno tuvo que reconocer que solo en esa Policía al año 2006 existían nueve mil veintiséis policías en actividad que habían participado durante el genocidio dentro de esa misma Fuerza; claramente, un signo de continuidad del aparato represivo.

Contrariamente, el gobierno salió a embarrar la cancha. Aníbal Fernández fue el que más lejos llegó, asegurando que Julio López estaba en la casa de su tía. Ayer, o en los años 70, decían que los desaparecidos estaban de vacaciones en Europa. Hoy los funcionarios del gobierno kirchnerista retoman esa línea de argumentación.

Por eso, no es casualidad que en seis años la presidenta Cristina Kirchner no haya mencionado ni una sola vez el nombre de Jorge Julio López. Por supuesto que mucho menos mereció una cadena nacional.

A seis años de su desaparición, desde esta banca que nos hemos ganado en la Legislatura, exigimos al gobierno nacional la aparición con vida de Jorge Julio López.

 

A los desaparecidos de la Noche de los Lápices

También queremos aprovechar este espacio de homenajes para rendir nuestro homenaje a los jóvenes que un 16 de septiembre, también de 1976, fueron desaparecidos por la misma dictadura militar que desapareció por primera vez a Julio López.

A treinta y seis años de la Noche de los Lápices decimos que los treinta mil compañeros y compañeras desaparecidos están presentes hoy más que nunca.

Gracias.

Anuncios