Por Alejo Lasa

Hay algunos que no dan puntada sin hilo. Esta mañana en la Comisión de Legislación de Asuntos Constitucionales y Justicia, en la cual José Russo es presidente, se hizo la entrevista a la Jueza Gloria Martina, postulante a la Cámara de Todos los Fueros de Zapala.

Este tipo de entrevistas son recurrentes, ya que se le hacen a todos/as los aspirantes a ocupar cargos en el Poder Judicial (jueces, defensores, etc), como último paso en su designación, que debe votar la Legislatura.

Como esta jueza tuvo antecedentes “benignos” hacia los cortes de ruta, la primer pregunta del diputado ex taxista, actual propietario de taxis, Darío Lucca del MID (auto calificado como “un hombre del Ministro Coco en la Legislatura), fue qué opinaba sobre los cortes de ruta. Aunque la respuesta fue incluso un poco menos que “garantista”, poco agradó al diputado (y a la mayoría de los presentes, como es de imaginar).

Por suerte, la segunda pregunta del mismo diputado obtuvo una respuesta mucho más agradable para sus oídos: está “a favor de la vida” y totalmente en contra del aborto. Ahí las cosas mejoraron y la charla se hizo mucho más amena.

Como es costumbre, el cierre estuvo en boca del presidente del bloque del MPN, el diputado Russo. Primero tuvo que aclarar que “me hace ruido esto de los cortes de ruta”, dejando en claro que a la derecha de la política del gobierno del MPN en materia del “derecho de protesta” (entre otros temas…) sólo está la pared. Vanos fueron los esfuerzos de la Dra. Gloria Martina de aclarar que ella estaba por tolerar los cortes “sólo si no hay violencia” (lástima que no aclaró de quién), y que en ese caso sí estaba a favor de la utilización de las fuerzas “auxiliares de la justicia”, es decir, la policía. Igual, muy “zurdo” para un gobierno que tomó la criminalización de la protesta como bandera.

Pero lo “mejor” estaba por llegar. Russo no podía dejar de manifestar, como médico que es, su “total acuerdo” con la posición de “la Doctora” en contra del derecho al aborto. Pero, eso sí (¡menos mal que lo aclaró!), también defiende “el derecho a no se madre”. Eso si, este derecho “tiene su tiempo”, y “se tiene que ejercer antes de la concepción” (sic). Si quedaste embarazada (ni siquiera se tomó el trabajo de discriminar si el embarazo era producto de una violación o no), alpiste. Ahí, “el Doctor” y “la Doctora” ya se sentían uno, y hasta soñaron con avanzar en una ley de “parto anónimo” como vía de terminar con las muertes por abortos clandestinos (es decir, seguir con el embarazo no deseado).

Anuncios