Compartimos con nuestros lectores el homenaje de Alejandro López al compañero Boquita, realizado en la Legislatura

“Las y los obreros de Zanon, junto al sindicato de Ceramistas de Neuquén y desde esta banca obrera le rendimos homenaje a nuestro compañero Jorge Boquita Esparza.

Un 27 de abril, después de sufrir una enfermedad terminal con la que luchó hasta último momento, fallecía Jorge, como muchos lo conocían por Boquita por su fanatismo hacia su club. Compañero militante de las causas sociales, dedicó su vida a defender junto a las y los compañeros de Zanon cada puesto de trabajo y recuperar la fábrica, haciendo de esta una lucha de un ejemplo mundial. Pero su militancia no solamente fue en Zanon, sino en la Pastoral Social visitando y ayudando en cada barrio pobre a los más necesitados. Llevó la solidaridad de clase trabajadora a muchos puntos del país, como a los petroleros de Las Heras en Santa Cruz, a los mineros de Río Turbio y muchos más.

Estuvo en primera fila al enfrentarse con el aparato represivo de Jorge Sobisch, después de fusilar a Carlos Fuentealba en Arroyito. Trabajó y lucho por la educación pública y junto a trabajadores de la Educación llevó adelante el proyecto de la escuela pública adentro de la fábrica, que hasta último momento y con los dolores de su enfermedad realizaba las reuniones en su casa.

Hoy, a tres años de su fallecimiento, el CPEM 88 -que lleva su nombre, Jorge Boquita Esparza- está funcionando con jóvenes de los barrios del Parque Industrial y obreros de las otras fábricas; cuenta con alrededor de treinta estudiantes en primer año y veinticinco en segundo y con un tercer año, que este año será la primera promoción de egresados. Esto funciona en Zanon bajo control obrero.

Boquita, ejemplo de lucha y militancia para los jóvenes que quieren cambiar este sistema y tener un mundo mejor. Por esto la asamblea de Zanon, junto al sindicato de Ceramistas de Neuquén y desde esta banca obrera, decimos: ¡Compañero Boquita Esparza, presente, ahora y siempre!”

Anuncios